Toma distancia de ti mismo

Distancia las emociones angustiosas cambiando tu perspectiva de la primera persona a la tercera persona. De esta manera, generalmente es más fácil pensar más objetivamente en los demás que en nosotros mismos, sin la influencia distorsionadora de nuestros propios sentimientos.

Piensa en tu problema en voz alta o por escrito, siempre usando tu nombre de pila en lugar de la palabra ‘Yo’.

La distancia emocional puede aportar la claridad necesaria a tu situación. ¡Vale la pena intentarlo!

“La vida se trata de perspectiva y de cómo miras algo… en última instancia, tienes que distanciarte.” – Whitney Wolfe Herd

Consejo de la Semana #64: Educación