No es necesario que todo lo creado sea original. El 95% de un trabajo puede ser derivado de algo existente. El otro 5% consiste en lo realmente relevante, que es lo creado de forma auténtica

– Shepard Fairey