No confíes en todo lo que ves.

Incluso la sal parece azúcar.