Aprovecha el presente

Nuestra inquietud, a nivel casi cultural, nos está privando del don y la belleza del momento que tenemos ante nosotros. En lugar de hacer lo que estamos haciendo con toda nuestra atención, priorizamos el uso de nuestro celular, reloj digital o revisando nuestras actividades en las redes sociales. Y luego nos preguntamos por qué el tiempo pasa volando, por qué tenemos que volver a corregir errores triviales o por qué nunca nos sentimos lo suficientemente bien.

Concéntrate en lo que estás haciendo. Aprecia el momento y lugar en el que estás. No hay nada que importe más.

Consejo de la Semana #29: Educación